Sistema PRGF

Preparación del Procedimiento

El procedimiento para obtener PRP comienza tomando una muestra de sangre anti coagulada en un tubo. Los tubos se centrifugan durante aproximadamente 5 a 10 minutos a 600- 1200 G. (la velocidad y el tiempo dependen del protocolo kit.) De acuerdo con su densidad, las células rojas bajan en el tubo. En la parte superior, tenemos el plasma y las plaquetas. Por lo general, hablamos de PRP cuando tenemos una concentración de tres a siete veces los niveles normales. Las contraindicaciones son historia cervicofacial cáncer, enfermedades hematológicas, el embarazo, la infección local activa, y el tratamiento anticoagulante. Tenemos que prestar atención a la historia de alergias, ya que las plaquetas activas liberan histamina.


Alopecia androgénica

La prevalencia de AGA (alopecia androgénica) progresiva, se acerca al 50% de los hombres y mujeres de raza blanca más allá de los 40 años; mientras que en Asia, americanos nativos, y los hombres afroamericanos la prevalencia es más baja y la AGA es menos grave.

Cirugía de restauración (Metodo De uso)

Fase I:

Cosecha PRP (plasma rico en plaquetas) del sitio donante y el trasplante de unidades foliculares FUT. Después de cerrar la capa subcuticular con 3 suturas absorbibles, el gel de PRP se inyecta en los bordes de la herida de punta a punta. La segunda capa se cierra con 3 suturas de polipropileno, y se inyecta de nuevo el PRP (plasma rico en plaquetas) en la herida. una vez las unidades foliculares individuales se extraen en el procedimiento FUE, el PRP se inyecta en el sitio donante antes de la extracción para promover la hemostasia.

Injertos cultivados en PRP:

Después de disecar las unidades foliculares, se cultivan en un baño en PRP (plasma rico en plaquetas) antes de la implantación, de manera que los factores de crecimiento puedan unirse a las células madre en la región de las unidades foliculares disecadas,el PRP mejora la vascularización del folículo, promueve el crecimiento del cabello y aumenta el tamaño del cabello. La inyección de PRP en la zona receptora tiene ventajas para la zona no trasplantada, mejorarando el procedimiento por la disminución de cicatrización y promover la conservación de la zona donante, aumentar el rendimiento de los injertos y promover la reconstitución del foliculo del cabello.